miércoles, 8 de marzo de 2017

Poema ÓXIDO






En estos cinco minutos (o quizás tres) 

de lucidez repentina

te escribo a ti, cruel amiga

mi carcelera implacable.

Te gusta serlo         creo         lo gozas  

y ríes         ¡lloras de la risa!

mientras tu llanto de óxido se posiciona

en cada engranaje de mi cerebro.



Otros te llaman olvido.

Yo te nombro Des-memoria.



Engañoso es tu abrazo,

lánguido, pero férreo a la vez.

Sueltas y tiras la soga a tu antojo

sabiendo que nada puedo hacer

salvo, pequeños saltos contracorriente,

actos desesperados de rebeldía

que se disuelven a la hora de las sombras.



Vamos, vieja amiga, con confianza

llévate los nombres de cada rostro difuso

que ya, de nada sirven.

Al marchar, cierra la puerta y tira la llave.

No necesito más que una ventana olvidada

entreabierta, para respirar el sol

y entibiarme al soplo de la brisa.

Ella remplace la calidez de los abrazos

de los que ya no vienen

de los que ya no llaman

de los que mi mente niega desde la noche al día,

Aquellos amados de siempre,

mis nuevos desconocidos,

de los que no pensaría existieran, si no fuese

por el vacío inmenso de su falta.



Mientras        yo          a ratos

tarareo canciones (o trozos de ellas)

en vano intento de engañarte, que pienses

es inútil tu presencia y te marches.

Pero no. Trastabillo.

Y mi voz se quiebra sin notas que la sostengan.



Tú ganas. Me rindo.





Amanda Espejo


Quilicura / marzo - 2017

martes, 14 de febrero de 2017

EN ALGUNA ESTACIÓN DEL NO OLVIDO



Amanece, después de horas de inquietos sobresaltos.

Despierto, y nuevamente me inunda el asombro por los “mensajes” que suelo recibir, de un modo u otro, cuando los necesito. Por lo tanto, corresponde agradezca (a la entidad que sea) por este NO olvido de mi persona.

Hoy, después de una jornada teñida de rabia e impotencia, vuelvo a confiar en esta Amada Presencia sin nombre definido, y espero se manifieste esta fuerza para bien: para aliviar el dolor, relegar la ira y renovar la esperanza.

Me decido. Lo decreto, confiando en que Tú asumes mi ruego como propio.

Entonces, con la vibración secreta del alma, lo manifiesto:

“Ya vienes, Camila…Ya llegas a los brazos amorosos de tu padre que te espera.

Y en consecuencia, a mi corazón.



Amanda Espejo

Quilicura / febrero 2017

jueves, 26 de enero de 2017

Poema FLAMAS


"Localidad de Santa Olga, en región del Maule se quemó entera".


Foto: Twitter @BagalueSunab




FLAMAS



Hoy, prohibido está hablar de poesía,

censurado el verso y declamación en rima.

No es posible hilar un poema ante la voraz flama

y si lo fuera, más que arte, imperdonable egoísmo.



No hay canto lírico que describa la crueldad del fuego

ni poeta que deba lucrar de aquello.

Apriétase el alma ante la chispa ardiente,

la desolación del gris.

Gruesa capa cenicienta

confirma penurias de seres atrapados,

del animal calcinado

el muro arrasado

el retorcido hierro,

el árbol fosilizado por voluble Naturaleza

tan hermosa y terrible,

tan Madre Nuestra

y de los cuatro elementos

en pugna, para desgracia del Hombre.



Cada segundo, muere el poeta

remecido ante la inutilidad de la palabra

y el poder del sentimiento.

No describe lo que piensa

y ahoga la fuerza del grito

sellando su boca con ambas manos.

Lucha con la necesidad del verbo:

“Despreciable vanidad ante la miseria ajena”



Condénase a sí mismo desde el fondo del alma

e impotente

esboza una oración de culpa

mientras lanza el papel a la exigente pira.



Indestructible,

el poema fluye y se manifiesta en cada lengua de la hoguera.





Amanda Espejo

Quilicura / jueves, 26 enero – 2017




domingo, 22 de enero de 2017

Nota sobre Ruth Pérez Aguirre y MUJERES QUE NO CALLAN en El Sol de Toluca


Fotografía: gentileza de Ruth Pérez Aguirre

Por segunda vez (sino, más), todas las autoras participantes de "Mujeres que NO callan" nos emocionamos al ver cuánto importancia va cobrando la fuerza de nuestra palabra. En "El Sol de Toluca", medio escrito de México, una entrevista a Ruth Pérez Aguirre,  por Andrea Balanzario Gutiérrez,  se torna ocasión adecuada para propagar nuestra firme intención de NO callar.

Maravilloso...no puedo expresar otra cosa, junto con agradecer una vez más a Ruth Pérez Aguirre, y también el trabajo de Andrea Balanzario Gutiérrez, quién gentilmente hizo circular imagen y nota.



*****


"Queridas Ruth y Andrea:


Imposible no emocionarse con esta hermosa publicación en donde, una vez más, el importante trabajo concientizador de MUJERES QUE NO CALLAN, hace noticia y es valorado en toda su significancia.

Merecido resultado para tu imparable trabajo, Ruth;y nuevamente me sorprendo y regocijo al leer mis letras en un medio tan lejano pero tan fácil de acceder gracias a las redes virtuales.

Gracias, Andrea, por la nota; y gracias a ambas por darme esta nueva alegría al saber que alguien, en ese país que tanto quiero, va a recorrer con sus ojos las sencillas palabras conque expresé mi sentir.

Un gran abrazo a ambas!!!"


Amanda Espejo, Chile.


Comentario de Pablo García García sobre AMÉN y "Mujeres que NO callan"

Esta imagen con la letra de mi poema AMÉN (incluido en Antología Cartonera Mujeres que NO callan), y las palabras sobre este trabajo y la lectura que hizo de él Martha Esquinca, son del maestro mexicano Pablo García García.

Agradecida, desde el fondo del corazón por este comentario, por el trabajo de Ruth Pérez Aguirre, por la lectura de Martha Esquinca, en fin, por la Vida misma.





AMÉN


"Cuatro grafías que conforman esta palabra que es una de las aclamaciones litúrgicas más frecuentes, normalmente se utiliza cuando se culmina con una oración, sin embargo, el poema “Amén” de Amanda Espejo, antologada en “Mujeres que no callan” es más que una plegaria, es un hecho real en el seno de los matrimonios de ayer y siempre, se palma en el alma como en la piel, dulcifica la dureza de un roble, apacigua la voz más rígida por el contenido, por el grito de una mujer hastiada de la inhumanidad de su pareja en la intimidad, un grito lastimero contagioso.


Desde Chile este grito de “por humanidad” lo que significa que la violencia intrafamiliar no es solo de una cultura o de un país, está en todas partes, y en tan solo 15 versos derrama lágrimas.


Fue leída en la presentación de esta Antología en el centro Ceremonial de la Zona Arqueológica de El Tajín, por la Poeta Martha Esquinca donde muchos nos dobló la emoción por la crudeza con que se aborda el tema, directo y conciso, con el emblema del machismo en su máxima expresión y en el estado de ebriedad la actitud ruin para tratar a una mujer, cuando su valor es el doble del sexo masculino. El poema es el verdadero grito de las mujeres, no de impotencia sino de tolerancia con que inteligentemente actúa.

Gracias a las poetas que participan en las “Mujeres que no callan” bajo la dirección de Ruth Pérez Aguirre que desde Tabasco nos convocan a despertar nuestras conciencias".


Pablo García García
Escritor

Papantla de Olarte, Veracruz, Mexico

viernes, 6 de enero de 2017

Poema ANTE EL MURO







Era…como tenerte de nuevo,

mismos ojos en otra cara

las mejillas

tan sonrojadas como antaño.

Otrora, nacido niño

hoy, un dulce nombre de niña:

Camila.

Inevitable es volver a amarte.

Aún acunada en otros brazos

ella, eras tú

doble ofrenda de la Vida

en amable presente.

Mi angustia, relegada al olvido

mi miedo, arrinconado

en la gaveta más oscura de la razón.

Esta vez, sí pude respirar

las flores que precedieron tu/su llegada

y el alborozo contagió el nido familiar

con la tibia promesa de un futuro.



Era, insisto, como tenerte de nuevo

renacido / recibido

no directamente en mi pecho

en vez, múltiples manos para acogerte

torbellino de rostros

sonrisas, voluntad, corazón.

¡Oh, pequeña!, la cautiva,

rotos los lazos del amor

nada ha sido suficiente para retenerte.

Ante mis ojos, noche a noche

una fotografía rasgada cuelga del muro de los lamentos

mientras tú, ¿por dónde caminas?

¿Qué te hace sonreír?

¿Qué nombres recuerdas?

¿A quién cantas tus nuevas canciones?

¿Cuántos años ha de durar este exilio?

Cada traspiés

cada visita abortada es una afrenta al corazón,

sentimiento que no resiste consuelo.



P.D.

Hijo



solo

entiende:

era, como tenerte de nuevo.




Amanda Espejo

Quilicura / diciembre - 2016


miércoles, 14 de diciembre de 2016

Poema DESCENDENCIA




DESCENDENCIA



Sin preguntar a nadie,

simplemente

llegaron.

No hicieron caso de advertencias o prohibiciones.

Se anunciaron con las consabidas señales de siempre,

no planeados

no esperados,

no meritorios de reproche alguno.

Solo…vinieron.

Se dejaron caer,

en horas arbitrarias

dando paso al miedo

la sorpresa y el dolor.



Se asomaron, impostergablemente

en forma salvaje,

partiendo en dos su cintura

quebrantando sus caderas

separando sus piernas con la impetuosidad de una bestia.

¡Maravilla paradójica!

Poderosos y frágiles,

moldeables, gelatinosos, atávica porfía,  ellos…

NACIERON

a contrapelo de la Vida

en mezquinos intervalos de uno o dos años.

Amasijos en rosa de brazos y piernas

apenas dilatando la nariz

hasta lograr el zarpazo de oxígeno

que expandirá sus pulmones.

Desdeñando el gemido,

dando vida al aullido, nacieron

para sentar soberanía sobre su pecho.

Para beber de la sangre

y mordisquear el pezón de la hembra

de ojos aterrados

que por reflejo, los recibe

los palpa, los recorre

los huele y respira en un segundo,

hasta que surge el milagro:

“su pupila en la mía”.

Y ella, al saberlos, se condena para siempre por Amor.





Amanda Espejo

Quilicura / diciembre - 2016